Buscar

¿Actitud o Aptitud?

Dos palabras muy parecidas y a la vez muy distantes.

Cuantas veces hemos escuchado, o hasta nos hemos dicho a nosotros mismos:” yo no soy bueno para esto” o “yo no nací para…”, seguido de una sensación de frustración y una atribución secreta de “menos inteligente/hábil/apto”, aun cuando todos somos personas inteligentes/hábiles/aptas con destrezas propias y únicas.

Hemos podido ser víctimas, sin saberlo, de paradigmas preestablecidos al momento de vivir nuestros procesos de enseñanza. Donde sí bien la aptitud es lo que nos hace desenvolvernos de manera adecuada en ciertas actividades, sin la actitud debida no podríamos lograr la mitad de las cosas que nos proponemos.

Para el aprendizaje, la actitud depende en cierto grado de uno mismo, pero se complementa de gran manera con factores externos. Por ejemplo: Si nuestra madre no nos hubiera incentivado a ir al baño por nosotros mismos… imaginen que sería de nosotros ahora… Si no hubiéramos recibido la motivación adecuada en ciertos momentos clave de nuestras vidas, no hubiéramos logrado los hitos de los cuales nos sentimos orgullosos en estos momentos.

Esta motivación, fundamental para lograr la actitud que hará florecer la aptitud, está en pequeñas y grandes cosas. Podrían ser retos en el trabajo, sueños personales que se convierten en objetivos de vida, recompensas largo tiempo esperadas, reconocimientos bien merecidos, palabras amables luego de un gran esfuerzo, confianza en tus habilidades para lograr una meta, o un simple gracias.

Cuantas veces, quien menor desempeño mostraba, exhibió sus verdaderos y brillantes colores después de la motivación adecuada.

¿Sientes que estás logrando la actitud adecuada en tu equipo? ¿Les estas ofreciendo la motivación adecuada para lograr su mejor aptitud y por ende lograr, o hasta sobrepasar, las metas trazadas? ¿Qué pequeñas o grandes cosas son las que podrías hacer para lograr está motivación? (tanto para ti como para tu equipo).

Si me preguntan ¿actitud o aptitud? Pues, las dos. Una no brilla sin la otra.


Una actitud positiva provoca una reacción en cadena de pensamientos, eventos y resultados. Es un catalizador y desata extraordinarios resultados – Wade Boggs

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

A ti, hija