Buscar

¿Medir o evidenciar?

Cuando hablamos de educación, un elemento fundamental es la evaluación del aprendizaje. Tanto docentes como estudiantes, están interesados por conocer su progreso, su porcentaje de acierto, su nivel de destreza... hay muchas formas de verlo, de cualquiera, el objetivo se basa en recibir información sobre el desempeño. Entonces pregunto, ¿qué información queremos recoger?

Al ver la evaluación como un proceso de medición, es natural que lleguemos a ofrecer un resultado cuantitativo. En cambio, otra forma de ver la evaluación es como un continuo proceso de construcción y retroalimentación. La primera forma, permite tener una percepción rápida y objetiva del desempeño del estudiante, no obstante, tiende a homogenizar al grupo, corriendo el riesgo de perder de vista características personales, relevantes para su desarrollo. La segunda propuesta, aunque requiere más tiempo, ofrece un panorama íntegro de la persona, ya que contempla el desempeño de manera integral e individual.

Pienso que ambas formas son válidas y útiles, solo debemos cuidar el uso que podemos hacer de cada una para no atribuirle capacidades que no les corresponden.


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

A ti, hija